Descargas

Descargas

Amplía tu ludoteca y tu biblioteca rolera con el material que encontrarás en nuestra sección de descargas: juegos, relatos, fichas, manuales...

Galería

Galería

Reportajes gráficos de las jornadas, actividades y colaboraciones de Dado de Dragón. Para que nunca olvides unas jornadas.

Enlaces

enlaces

Aquí encontrarás montones de páginas para alimentar tus aficiones, y multitud de asociaciones con inquietudes como las tuyas.

 

Filo de Jade 2011, visto por un Gauta

E-mail Imprimir PDF

Pudiera ser que en la tierra
no hubiera mejor reunión
que estos, los hijos que Rothgar
convocó en aquella ocasión.

 

Con esta nota del cantar inicio esta entrada en mi diario. Por fin he vuelto a casa después de un viaje por tierras Skilfingas, del torneo que cada año allí se realiza para encontrar el mejor combatiente de esas tierras, al que estamos invitados todos los guerreros de pueblos cercanos.

 

Hay que decir que ha sido un viaje duro, tras una semana por las celebraciones en honor a la mujer de nuestro bardo Jabiviv no pude terminar a tiempo todas las armas que tenía que llevar. Apenas me dio tiempo de templar la antepenúltima, cuando los Gigantes Ilerdenses, Albert y Jaume, llegaron del este para buscarme e iniciar el viaje al norte, juntos.

Suerte que los skilfingos son buenos herreros también y no me faltó material para forjar el par de armas que me faltaban.

Tras meter las bolsas y armamento en mi Drakkar, emprendimos viaje al norte. El viaje fue rápido y ameno, pues siempre hay buena conversación cuando hay un Gigante cerca, y no hay nada mejor que cuatro de ellos a los remos y un Gauta al timón. Tan concentrados estaban en remar que se olvidaron incluso de presentarme a los dos jóvenes Gigantes que yo aún no conocía.

Tras la llegada fuimos recibidos por Joseba el Herrero y Arancha, la Reina de los Skilfingos. Hace poco tiempo coincidimos en otra competición, en tierras más al sur, pero aún así hacía demasiado tiempo que no nos reuníamos con ellos. Descargamos el drakkar y dejamos nuestras cosas junto a los nuevos miembros del grupo, algunos de ellos, como Clara, Kuroma y Bea, ya conocidos en la anterior competición, aunque muchos eran desconocidos para mí.


Una cena ligera siguió al encuentro, ya que los combatientes más jóvenes tenían más ganas de volver al salón de combates y empezar a medir sus fuerzas que de alimentarse. Tras unos pocos combates salimos del salón para ir a ver la casa de la Reina de los Skilfingos, donde pudimos conversar largo y tendido con una cerveza traída de tierras muy al sur, hasta que el viaje y la edad hicieron mella en este viejo Rey, y nos retiramos a dormir.


A la mañana siguiente apareció Aitor, el herrero que faltaba, al que hacía aún más tiempo que no veía.Triste fue que no estuviera nuestro bardo para tener al grupo al completo, aunque eso se solucionará pronto, si Odín lo permite.


Tras preparar las arenas y saludar a varios combatientes conocidos del año anterior, empezaron las pruebas. Ha sido una gran sensación ver el salón de combates repleto de nuevos y jóvenes guerreros, reunidos por la fama de esta competición. Más de 200 combates se libraron durante todo el día.


Pude competir con espada, aunque yo venía a combatir con escudo y mi vieja hacha, la cual sorprendió a más de un combatiente.  Tuve suerte de encontrarme en primera ronda con Mikel, el ganador de los últimos 5 años, en el que demostré la valía de los Gautas. Aunque al final perdiese el combate por una diferencia muy ajustada, que te feliciten tu oponente y los guerreros cercanos es algo que no se olvida fácilmente.


Pude disfrutar de buenos combates, tanto dentro de la arena como fuera, hasta que terminó el torneo. Los combatientes del Sur demostraron su valía llevándose la mayor parte de los premios, aunque me gustaría dejar constancia de tres bravos guerreros:

  • Atskips el Gigante, segundo en la competición de escudo, el cual me eliminó en un gran duelo, y que ha demostrado que entre los Gigantes hay buenos maestros de combate (la única duda es por qué no se llevan ningún premio, quizá sea la edad).
  • David Cuadrado, que terminamos el combate con una diferencia muy ajustada a mi favor, me quedé con las ganas de volver a cruzar las armas fuera de la arena, del próximo torneo no pasa.
  • Mikel, antiguo campeón de escudo del torneo, el cual era mi objetivo a batir, y casi lo consigo. Un duelo de los que se disfrutan del principio al final.

 

Hay que decir que dos jóvenes guerreros representaron el combate que Joseba y yo hacemos desde hace tiempo, hacha y escudo contra cadena. Joseba está empeñado que el escudo puede vencer a la cadena, pero espero que con el tiempo entre en razón, sino haré que se de cuenta a base de cadenazos.

Tras la cena de hermandad y unas cervezas en buena compañía (aunque los músicos dejaban mucho que desear) nos retiramos los mayores, mientras los jóvenes terminaban disputas en el salón de combates hasta altas horas de la mañana.

A la mañana siguiente unos ratos de Jugger (Aitor quería usar su propia calavera para jugar, nos costó bastante hacerle comprender que una calavera de caballo no entra en las marcas de juego) y arquería, una pena que el tiempo no acompañase para poder jugar al Mölkky o al Kubb, supongo que tocará esperar un poco.

Tras la comida entre los pocos que quedamos aún en tierras Skilfingas, nos despedimos de estas tierras hasta el siguiente torneo.

Cierro este relato con otra anotación, esta del cantar X, esperando ver a todos pronto.


La contienda está próxima,
y aquí está la despedida,
dejan atrás a hermanos,
mientras aun están con vida.

Tienes que estar registrado para poder comentar.

You are here: Jornadismo Otros eventos Filo de Jade 2011, visto por un Gauta